Loading
X
Una educación sexual pornográfica

Los dos últimos informes de la Fiscalía española del 2018 y 2019 se concluye que existe una inequívoca tendencia al incremento de la violencia entre menores, adolescentes y jóvenes, en particular los 16 y 17 años. Además, en el informe de 2020 se alerta de un alarmante incremento de las ideas sexistas y de la violencia sexual entre menores y adolescentes, considerando muy preocupante los abusos sexuales cometidos por menores, cuyo incremento fue significativo.

La realidad es que esto ocurre en otros muchos países. La organización Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad hacia los Niños señala que alrededor de un tercio de los abusos sexuales en Reino Unido los cometen menores y que estas agresiones aumentaron en un 57% en el último año.
Finalmente se constataba que las chicas menores agredidas, toleran en alguna medida esta situación, ofreciendo menos resistencia, quitándole importancia y hasta disculpando al agresor, de tal modo que es su familia la que denuncia la agresión.

Diferentes informes de ONG y profesionales de la salud, informan de casos concretos de: 
* Participación de chicas menores en webcam sexuales.
* Violaciones de menores sobre otras menores.
* Incremento de lesiones anales en chicas muy jóvenes.
* Juegos sexuales infantiles que incluyen la felación.
*  Acceso frecuente a páginas porno violentas de manera intencionada.
* Incremento del sexting y el acoso sexual.
* Subir fotos y video eróticos a cambio de dinero en nuevas plataformas.

Hace unos días se publicó un informe de Save The Children con los resultados de un estudio realizado con jóvenes españoles. Entre otras cosas concluía que más de la mitad de los adolescentes cree que la pornografía da ideas para sus propias experiencias sexuales y que el 53% de los niños tiene el primer contacto con algún contenido explícito sexual entre los seis y los 12 años.

Los jóvenes españoles afirman que el porno influye en su vida, produciendo, en algunos casos, que dejen de realizar otras actividades. Así mismo reconocen que les influye, no tanto en el disfrute de sus propias relaciones sexuales, pero sí en la construcción de su deseo sexual y en la determinación de qué cosas les atraen.

Hay que decir claramente que un menor, con un móvil con acceso a internet, es muy probable que vea porno más temprano que tarde, incluso aquello que nos pueda parecer imposible, como una película donde se tortura a una chica.
Tenemos que saber que cualquier niño con un móvil se va a topar con el porno violento.
A la luz de los conocimientos disponibles hay que considerar el consumo de pornografía violenta como un grave problema de salud de nuestra sociedad. Sus efectos en este ámbito y en el de las relaciones de pareja e interpersonales son graves: adicción, hipersexualidad, trastornos y disfunciones sexuales, conflictos de pareja, aumento del consumo de prostitución, incremento de ETS, etc.

Viendo una película porno violenta un menor, además de ver agresión contra una mujer, se excita sobremanera, se masturba y obtiene placer. El placer sexual es la recompensa y el refuerzo natural más importante en la especie humana. La producción de dopamina es extraordinaria en los consumidores y en los adictos al porno. Además, convendría recordar que la erotización de la violencia aumenta el riesgo de repetirlo.

Comentarios

  • Lucia
    Buen artículo

Deja un comentario



Quiero usar la inyección anticonceptiva y no sé como
Menstruación dolorosa
Se despegó el parche anticonceptivo
Anticonceptivos que consideras seguros y NO LO SON
Higiene durante la menstruación
Etiam tristique niba
Etiam tristique niba
Etiam tristique niba
Etiam tristique niba
Etiam tristique niba
Etiam tristique niba
Tags
Pedir cita
He leído y acepto los términos y condiciones